jueves, 1 de agosto de 2013

Disciplina

Una palabra que conocí durante este mes.

Había decidido tocar el piano todos los días de este mes, y continuar de la misma a partir de julio. Tenía derecho a no practicar los lunes, pues era día de universidad. Al final del mes, me compraría un libro como premio, y así sucesivamente... Aunque al final, por una sorpresa de mi familia, decidí que sería otro tipo de recompensa.


Con un método que jamás había visto, fui marcando casilla por casilla los días que fui practicando, y al ver mi avance, me di cuenta de la necesidad que tenía para ver la equis en ese calendario improvisado.
No importaba cuán cansada estuviera, si tan sólo hiciera una escala o tocara una nota, valdría como una equis en mi calendario.

- Tienes que tocar.
- Estoy cansada...
-Vamos...
- Estuve traduciendo griego toda la tarde y leyendo gramática histórica... No tengo ganas...
- ¡Tú puedes!
- Estoy cansada...
- No... ¡NO!... ¡Tienes veintiún años por la gracia de Dios! ¡Este mes iba a ser diferente! ¡Eres joven! ¡Tienes mucha energía! ¡Si tienes fuerza para estar pegada a la computadora, también la debes tener para tocar aunque sea una nota en el piano! ¡Recuerda el calendario! ¿Quieres ver la equis marcada, no?
- Sí...
-¿Entonces? ¿Cómo esperas verla si no tocas?
- Sí, pero...
- ¡Pero nada! ¡A tocar!
- ¡Bien! Ya entendí...

Y ésta era la conversación que tenía en mi mente esos días que simplemente no podía más...
Sin embargo, fui perdiendo miedo y avanzando con mi instrumento, y hoy puedo decir que he mejorado bastante, así como crear un nuevo hábito en mi vida que disfruto muchísimo.

Julio es un mes especial.
El 4 es un día especial: el cumpleaños de mi mamá... Y luego el 9... Se suponía que debía nacer cinco días antes, pero no ¡Quise salir hasta el 9 de julio!
Cumplí veintiuno.
Este año no tuve libros como regalo, sino un trozo de papel con un mensaje muy importante que me hizo brotar lágrimas de felicidad.


¿Y por qué hablo de este proceso se preguntarán? Porque mi regalo es un nuevo piano, que con mucho esfuerzo, podré comprar a fin de año ¡Ésa es mi recompensa!
Ésta es la razón por la que probablemente mi siguiente Lienzos por leer será el último de este año. Tengo una prioridad, una meta y un deseo de cambiar ese piano de principiante, con el que aprendí bastante, pero ya no cubre mis ambiciones musicales.

Muchos libros están en mi estantería, alguien los tendrá que leer, y mientras disfruto de aquellas joyas que he ido acumulando, seguiré creando música con mis manos, esperando a mi nuevo compañero...

Y ahora, comienza agosto...

Pizarra que está en frente de mi escritorio 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...