domingo, 12 de enero de 2014

Leer en un árbol

A finales de diciembre pude regresar una vez más a Guanacaste, provincia donde se crió mi mamá y que solíamos visitar mucho cuando era pequeña.
En el 2012 fui en la misma época, sin muchas ganas porque pensé que iba a aburrirme. Llevé El Silmarillion y estrené mi kindle... Casi no leí, pues me la pasé como una mona en todos los árboles y resultó un viaje sumamente divertido, por lo que este año iba mejor preparada con mis provisiones.

Foto Guanacaste 2012 
Durante cuatro días y tres noches nos encaminamos a la aventura mi abuela, mi mamá y yo (los hombres se quedaron en la casa).
Llegar allá toma cerca de cuatro horas en bus, por lo que el primer día y el último se debe estar sentado por un largo rato, pero la mejor parte es el paisaje que se puede apreciar por las ventanas. Al menos, el primer día fue genial... El último no tanto: se quedó varado el bus, era domingo, había una competencia de bicicletas y muchas presa... Llegué a mi casa hasta las cinco de la tarde. ¡Increíble! Pero mejor eso que un accidente, ¿no creen?.

Durante esos días se cocinaría tamales, rosquillas, mazamorra y cajetas por ser época navideña... A eso se iban a dedicar las mujeres de la casa... Excepto yo.
Encontré un árbol cerca de la casa, fácil de trepar y no tan alto, ya que tengo miedo a las alturas por subirme a un árbol de mango cuando era pequeña, ver hacia abajo y entrar en pánico. A pesar de esta experiencia que me traumatizó para toda la vida, esta fobia no impide que mi amor por los árboles se detenga y mi necesidad de subirme a ellos.


Con todas mis preparaciones listas, decidí construir por primera vez mi pequeño rincón de lectura en un árbol, y he aquí la experiencia.

Provisiones esenciales para leer en un árbol:

1. Escoger el árbol y crear un rincón para sumergirse en la lectura.
2. Almohadas para estar más cómoda.


3. Un libro: Dispara, yo ya estoy muerto (Julia Navarro)
4. Kindle.


5. Un paño, pues siempre se necesita uno.
6. Botella de agua.
7. ¡Galletas!
8. Cuaderno de bocetos para dibujar (aunque al final no lo usé).


9. Una gran vista...







10. ¡Relajarse!



Resultado de mi experimento literario:

1. Horas y horas de disfrute literario.
2. Un poco de dolor de espalda, aunque valió la pena.
3. Algo de mareo en la noche, pero se debe a mi acrofobia.

Conclusión:
¡Lo haría de nuevo!¡Fue muy divertido! Aunque la próxima vez llevaría un libro más pequeño y liviano... ¡Mucho peso en la maleta!

Aún no he terminado la novela de Julia Navarro, por lo que falta bastante para que publique la reseña, pero sabrán con más detalle mi opinión en la misma.
Hoy es mi último día de vacaciones. Mañana entro a clases: Griego IV y Literatura hispánica I. Último año en la universidad. Casi últimos cursos de mi carrera. ¡Preparándome para entrar al mundo de los adultos!



¿Han leído en un árbol? ¿Me cuentan su experiencia? ¡Yo ya compartí la mía!



9 comentarios:

Mariuca BOLAÑOS dijo...

Me ha encantado tu reseña. La verdad es que nunca me he subido a un árbol para leer, pero si he buscado la sombra de algún árbol para hacerlo. No me he preparado mucho y solo la mochila o el chaleco que llevara me ha servido un poco de almohada. Leer en medio de la naturaleza es una experiencia estupenda aunque tiendo a distraerme con colores, olores...
Un saludo.

Marie dijo...

Oh Shanny que maravilla! He disfrutado como una niña de tu aventura en las alturas. En seguida he buscado Guanacaste en el mapa para hacerme una idea de donde te dirigías con ese autobús :)
Costó llegar, pero hay que ver la aventura que vivisteis las mujeres de tu familia!
Y que bien preparada te fuiste a tu árbol. Me he enamorado de tu paño de las princesas Disney :) y tomo nota de todo lo necesario por si algún día decido subirme a mi propio árbol de lectura. Aun que no se si me atrevería al final por que soy un poco patosa...Pero viendo tus fotos bien vale la pena arriesgarse!
Hay algo mágico en eso de subirte a un árbol, aislarte del mundo que queda abajo y entregarte a la lectura y al paisaje que te rodea...
Mil gracias por esta entrada Shanny. Un besito grande!

Shanny dijo...

Mariuca: Ese mismo día leí bajo la sombra de un árbol, pero me gustó más subirme y ver toda la naturaleza que me rodea.
Hubo momentos en que detenía mi lectura para admirar el cielo, por lo que admito que me distraje un poquito.
Un abrazo.

Marie: ¿No es hermoso Guanacaste? ¡El cielo es bellísimo! En la noche se pueden ver todas las estrellas, y las playas lindísimas.
Como amantes de La Bella y la Bestia, no me sorprende que no te haya gustado mi paño ¡Lo tengo desde hace mucho tiempo!
¡Deberías intentar subirte a un árbol! Y creo que el sueño de todo niño es tener una casita del árbol... ¡Lo que daría por tener una!
Un besín.

Eva dijo...

Espero que lo disfrutaras tanto como parece jeje Yo ahora estoy leyendo "Dime quién soy" de Julia navarro y me está encantando =)
Un beso!

Isi dijo...

¡Me ha encantado tu entrada, Shanny!
Nunca he leído en un árbol, aunque me he subido a unos cuantos, claro está :))
La verdad es que lo del dolor de espalda no me apetece mucho, pero solo por estar un ratito a la sombra y viendo las vistas, creo que me merecería la pena.
Muchos besos!!!

bibliobulimica dijo...

¡ayy que envidia! alguna vez me trepé a un árbol para leer pero tiene mucho que no lo hago. Leer en la naturaleza me chifla y me gusta mucho ir al bosque, y estar leyendo mientras el viento sopla entre las hojas de los árboles, la luz entra como a través de un caleidoscopio y se puede respirar el olor a tierra mojada.
¡Que entrada tan bonita!
un beso,
Ale.

Shanny dijo...

Eva: Yo considero que ésa es la mejor novela de Julia Navarro. ¡Fue una de mis mejores lecturas el primer año que estuve en el blog!
Un besín.

Isi: ¡Me alegra que seas una aventurera que se sube a los árboles! Y bueno, creo que el dolor de espalda se debió a tantas horas de lectura que tuve durante esos días, pero la el paisaje valía la pena.
Un abrazo.

Ale: ¡Otra monita como yo! ¡Me alegra no ser la única que no leer en los árboles! Y creo que describiste perfectamente la vista que se tiene a través de las hojas de los árboles y cómo la luz se refleja en ellas ¡Un caleidoscopio!
Un abrazo.

Warmisunqu Austen dijo...

Que bien nos has situado en tu experiencia, Shanny. Me alegro que lo hayas disfrutado.
Desde luego el campo es un maravilloso espacio para dedicarle a la lectura :P
Humm... he leído buenos comentarios de Julia Navarro y esa novela, la tengo en formato ebook, a ver si le doy una oportunidad.

Un saludito :)

Shanny dijo...

Warmi Austen: ¡Leer en el campo es una de las mejores experiencias para cualquier lector!
Julia Navarro es mi escritora favorita, así que espero que le des una oportunidad.
Mi novela favorita de ella es "La sangre de los inocentes" ¡Espero que te lo leas pronto!
Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...